Se encuentra usted aquí

Historia

A finales del siglo XIX, en España se empieza a ver como jóvenes se entretenían pegando patadas a una pelota, en un juego que llamaban football, y que procedía de tierras inglesas.

El football, había llegado a España, quizás por Huelva, en las minas de Río Tinto donde trabajan numerosos británicos, quizás por Vigo o por Bilbao, donde sus puertos hacían de enlace con Gran Bretaña, y porque no quizás por Valladolid, donde existían colegios de ingleses y escoceses, en donde sus alumnos seminaristas, disputaban partidos de football en sus ratos de recreo. Por lo menos así lo sostiene el periodista vallisoletano José Miguel Ortega, que cuenta en su libro “Historia del Real Valladolid”, como en un documento fechado en 1875, se dice que “en las fincas que el Colegio de San Albano, tenían en las proximidades del cementerio y de Canterac, y en las que en verano utilizaban en los pueblos de Viana y Boecillo, “se juega al football y al criket y se practica la natación en una alberca de más de un siglo de antigüedad”

Lo cierto es que por aquellas épocas se empieza a conocer el football en las provincias de nuestra Comunidad.

Así en Burgos, el primer testimonio que se conoce de la existencia de este juego, data del 16 de agosto de 1902, se informaba en el periódico El Castellano, por el periodista que firmaba bajo el seudónimo de Mínimo, la novedad de “un sport inglés que unos cuantos jóvenes habían naturalizado en la ciudad”. Es posible que fueran jóvenes estudiantes en periodo vacacional o soldados de la guarnición, como se recoge en el libro “Historia del Fútbol en Burgos” de V. Eduardo Murguía García y coordinado por Marcelino Maté Martínez.

En Salamanca, los primeros datos que se conocen son de 1905, cuando un grupo de estudiantes irlandeses, llevan el fútbol a la ciudad charra, formando un equipo compuesto básicamente por dichos estudiantes.  Dos años más tarde, en 1907, un equipo de Salamanca denominado Helmántica, según  algunas informaciones, según otras aquel equipo se llamaba Salamanca T. Foot-ball, participó en la sexta edición de la Copa del Rey de fútbol, único campeonato oficial que se disputaba entonces a nivel estatal.

Aquel torneo se disputó íntegramente en Madrid, y se celebró con gran brillantez,  se inscribieron cinco equipos, entre los que figuraba el equipo charro. El día 24 de marzo debuta el Salamanca T.F.B, era su primer encuentro oficial y lo hacía frente a un peligroso Vizcaya, que tras emplearse a fondo venció por cuatro a tres al equipo castellano.  El día 25 de marzo de 1907, en la tercera jornada, el Vigo vence por dos a uno al Vizcaya, cuando estos ya se veían dueños del Trofeo, y el Salamanca vence al Huelva por dos a cero. La victoria de los gallegos frente a los vascos, supuso que el Madrid adquiera esperanzas de conquistar la Copa, así que en su enfrentamiento con el Salamanca en la cuarta jornada, les arrasó por cinco a cero, haciendo lo propio con el Huelva por cuatro a dos en la última jornada. El Vizcaya sumo dos puntos más al vencer al Huelva por cuatro a cero, y el Salamanca perdió en su último partido frente al Vigo, por uno a dos.

En León, el fútbol nace en 1911, gracias a Arturo Zato Hurdistán, como se desprende del libro “Historia de la Cultural y Deportiva Leonesa” de Roberto Fernández García.

Zato, que había jugado en el Real Club Coruña, residía en esa época en León y junto al gran entusiasta Bernardo Quijano comenzaron a enseñar en El Parque a todos aquellos que se mostraran interesados, al tiempo que iban escogiendo a los mejores. Los elegidos por el dúo Zato-Quijano, jugaban frente a otro equipo que había surgido en el Colegio de los Agustinos, disputándose de está manera los primeros partidos reglamentarios de carácter amistoso. El primero partido “serio” en León del que se tiene constancia, es el que se diputa en 1911, entre un combinado leonés y el Gijón Sport Club. El partido se jugó con porterías y formó parte del programa de fiestas de la ciudad de León.

No se tienen muchos datos como llegó el fútbol a Zamora, pero seguramente lo importaron estudiantes que regresaban de Madrid a Zamora, para pasar los periodos vacacionales. Los primeros equipos surgen al principio del siglo XX.

Según se deduce del libro “Al Fútbol” de Juan Manuel Santamaría, el fútbol se practica en Segovia, gracias a la Academia de Artillería, que ya en  1907, jugaron un partido de football entre los alumnos de la Academia y los aspirantes a ingreso a la misma, como recogió el diario El Adelantado del 23 de abril de 1907. El partido lo ganaron los alumnos que lograron marcar tres goles.

Los inicios del fútbol soriano se recogen en el libro “Una Copa para la Historia. La Hazaña del Numancia” de Carmelo Romero y Luís M. Minguez, donde se dice que el primer balón de fútbol de reglamento que llegó a Soria, lo trajo Hermenegildo García Verde desde Bilbao, y sin formar equipos jugaban media docena de amigos y familiares de José Tudela, en el alto de la dehesa, en los espacios que dejaban libres las eras.

En Valladolid, ya hemos dicho, los inicios del fútbol en 1875, pero lo cierto es que el fútbol se afincó en Valladolid a finales del siglo XIX, siendo uno de sus principales impulsores Julio Alonso, quizás el primer futbolista vallisoletano nacido en esta ciudad en 1877, y que tras su periplo por Europa, trajo de Francia, Inglaterra y Bélgica las distintas artes del fútbol.

En el año 1906, Julio Alonso, fundó el Valladolid C.F. y sus jóvenes jugadores, empezaban a disputar partidos frente a distintos equipos que empezaban a surgir en los colegios y en los cuarteles. Entre los castrenses destacaban el María Cristina, el Reina Victoria Eugenia, Farnesio o Academia de Caballería, que participó en la Copa de España en el año 1911, y en los colegiales el de los Jesuitas, El Salvador y Lourdes.

A principio del siglo XX, empiezan a surgir por toda la región equipos de fútbol, que de forma desorganizada disputaban sus encuentros, principalmente coincidiendo con las fiestas patronales de sus respectivas ciudades.
 
Mientras en otras regiones de España ya se habían fundado distintas federaciones para la organización de campeonatos oficiales, en nuestra Comunidad, se empezó a dar los primeros pasos para crear nuestra federación que aglutinará a todos los equipos de la región y pudieran disputarse los primeros partidos serios.

En León existían en 1923, antes que se fundada la Cultural y Deportiva Leonesa, dos equipos que se odiaban a muerte, eran la Gimnástica Leonesa y el Victoria, éste último con mucho más solera. Ambos equipos disputaban sus encuentros en el mismo terreno y casi siempre terminaban igual, a guantazos  Fue precisamente el capitán del Victoria, posiblemente harto de tanta desorganización, remitió una carta a don Francisco Martín , secretario del equipo vallisoletano de la Unión Deportiva Luises, en la que la hacía ver la necesidad de crear una Federación regional, que aunque de ello se hablaba entre los aficionados a este incipiente deporte, nada había de realidad.

La idea caló en Valladolid, y con los cronistas deportivos como mediadores, se iniciaron los pasos para la creación de la Federación. Así en el diario El Norte de Castilla, que se editaba en Valladolid, su cronista Salvador Covelo, decía en su crónica del 6 de marzo de 1923 “ No se dejen pasar los días en vanas y perniciosas discusiones y creemos nuestra Federación”

Se iniciaron las conversaciones preliminares para la creación de la Federación, que suponían un reto importante para nuestro fútbol, ya que podría equipararse con el resto regiones de España, y así abrir las puertas a nuestros deportistas más allá de nuestra tierra castellana.

Se hacía necesario que cada provincia de la región nombrase a un representante para poder estudiar las condiciones en las que se hallaba cada una de ellas para poder formar parte de la Federación.

Los cronistas deportivos, tomaron las riendas, pues los equipos que había no daban el paso necesario. Así tras diversas conversaciones, las distintas provincias se pusieron de acuerdo y determinaron que el día 2 de abril de 1923, se celebre la primera reunión pro federación. El ambiente era bastante favorable y se pronosticaba un gran éxito en la primera reunión de delegados.

Salamanca, nombró delegado a Germán Herrero Fabregat “Catín”, redactor deportivo de La Gaceta y socio número 1 de la Unión Deportiva Española de Salamanca. Burgos nombraría a Ignacio Arroyo, culto spotmen y colaborador del Diario de Burgos, bajo el seudónimo de Entrenador. Valladolid nombrará a Salvador Covelo Pereira, militar, redactor deportivo de El Norte de Castilla, bajo el nombre de Penalti y personaje fundamental en la historia de la Federación regional.

Palencia nombró delegado al presidente del club Lasalle, Fausto G Gallo y León mandaría como representante a Vicente F González.

Salvador Covelo se encargaría de convocar a los delegados a reunión que por fin tendría lugar el día 2 de abril de 1923, en el Salón de Comisiones del Ayuntamiento de Valladolid.

Llegado el señalado día 2 de abril de 1923 –Lunes de Pascua-, se celebró la reunión, asistieron los representantes de las provincias de Valladolid, Burgos, Palencia y León. El representante de Salamanca, Germán Herrero, anunció telegráficamente su imposibilidad de asistir por encontrarse enfermo.

Entre los delegados, según los cronistas de la época, reinó la más absoluta identidad. Se acordó que en Valladolid se formara una Junta Provisional, encargada de estructurar el articulado del futuro reglamento, que tendría que ser aprobado en una posterior Asamblea. Se aprobó que la Junta represente oficialmente a los clubs que se quieran federar y que inicialmente fueron:

  • Por Burgos. Club Deportivo Castilla, Arija Football Club, y Sagrados Corazones de Miranda de Ebro.
  • Por León: Gimástica Leonesa, Cultural y Deportiva Leonesa, Victoria Club de Cistierna, Hispania de Matallana y Ponferrada Football Club.
  • Por Palencia: Club Lasalle y Palencia Deportiva.
  • Por Valladolid: Unión Deportiva Luises, Academia de Caballería y Colegio Santiago.
  • Por Salamanca: Luises Football Club.

Igualmente se acordó que cada club abonara una cuota de 10 pesetas –el periódico costaba entonces diez céntimos- para gastos de correo y representación y por último se autorizó al delegado de Valladolid, Salvador Covelo, para que hiciera las gestiones necesarias para dar vida legal a la nueva institución.

La Federación Regional Castellano Leonesa de Clubs de Football, era una realidad de las 10,30 del día 2 de abril de 1923.

Tras el dramático paréntesis de la Guerra Civil, el fútbol nacional se reorganiza y en 1950, la Federación Oeste retorna el testigo dejado por la Castellano Leonesa, con las provincias de Burgos, León, Palencia, Salamanca, Valladolid y Zamora. Antonio Villalón, Ramón Burrieza y Benito Zafra se suceden en la presidencia hasta 1987. Otra fecha crucial para el futuro del balompié regional.

En ese año se produce la última y definitiva modificación territorial de la Federación con objeto de adaptarla a la extensión de la Comunidad de Castilla y León.

En julio de 1987, la Asamblea elige a Mario Luis Morán como primer presidente de la Federación de Castilla y León de Fútbol. El leonés se mantiene en el cargo hasta 1996, momento en el que debe abandonar por imperativo legal. Mario Morán fue presidente de Honor de la FCYLF hasta su muerte, el 2 de marzo de 2015, y trabajó incansablemente por el fútbol de la Comunidad hasta ese mismo momento.

Marcelino Maté Martínez toma el relevo en las elecciones de julio de 1996 y continúa la política de crecimiento y modernización emprendida por su predecesor. Nuestras bodas de platino quedan grabadas en la memoria del fútbol gracias a un año, el de 1998, pleno en acontecimientos trascendentes y cálidos homenajes. En estos últimos tiempos, la Federación ha experimentado un imparable avance que la ha llevado hasta los lugares de privilegio de fútbol español convirtiéndose en una Federación moderna, siendo la primera de España en recibir un certificado de calidad en los servicios a sus afiliados y construyendo una de las mejores sedes sociales que existen en la actualidad.

 

J. Manuel Heredia Ortiz
Vicepresidente de la Federación de Castilla y León de Fútbol