Se encuentra usted aquí

Momento histórico para el arbitraje femenino de Castilla y León

 

El arbitraje femenino está viviendo un momento histórico. Para bien.


El auge del fútbol femenino anima a muchas de estas deportistas a ver el arbitraje como una gran pasión y una gran salida. Si a eso le añadimos que, desde la Real Federación Española de Fútbol, se está trabajando para que la Primera División Femenina sea pitada por árbitras, como ocurre en algunas de las Ligas femeninas europeas, tenemos el cóctel perfecto para unos años venideros extraordinariamente prometedores para el arbitraje en femenino.

 

Desde Castilla y León, que esta temporada ha batido marcas en colegiaciones arbitrales femeninas en todas sus provincias -a excepción de Soria- con casi 60 árbitras, se ha visto venir desde hace tiempo. No en vano, una de ellas, Silvia Fernández, asistente de Tercera División, ya se ha convertido en el estandarte de la causa gracias a su recién estrenada escarapela FIFA. También, Marta Huerta, palentina colegiada en Tenerife, aparece como una de las elegidas debido a su internacionalidad y proyección.

 

El anhelo de muchas de estas árbitras no es otro que continuar mejorando en su práctica. El próximo jueves, 18 de mayo, algunas de ellas podrán comprobar si esto es así. Cuatro árbitras de Castilla y León están convocadas al denominado precursillo de ascenso a Primera División Nacional femenino, es decir, la antesala de un posible ascenso a la máxima categoría del fútbol español femenino. Sin embargo, a esas pruebas definitivas que se realicen en la RFEF a mediados de junio, sólo acudirán 3 árbitras de Castilla y León y se espera una dura competencia en la Ciudad del Fútbol, puesto que serán medio centenar de árbitras quienes tengan idénticas aspiraciones.

 

Estefanía Benito Benito (Burgos), Verónica González Sánchez (León), Elena Peláez Arnillas (Palencia) y Esther Martín Alonso (Valladolid) están citadas en las instalaciones deportivas de Medina del Campo (Valladolid) el jueves, 18 de mayo, para afrontar el primer paso de su sueño. A partir de las 17 horas tendrán lugar los controles técnicos y físicos. Con tiempo para la velocidad, resistencia, prueba de campo, reglas de juego, reglamento general, inglés, redacción de actas y demás materias. La puntuación final de estos controles determinará quién acuda a la RFEF el 17 y 18 de junio. "Lo afrontamos con mucha ilusión y un grado de nerviosismo lógico porque es una oportunidad única y quizás irrepetible" matiza Estefanía, árbitro burgalesa. "Estas pruebas son nuestro partido más importante; estamos con los nervios a flor de piel porque trabajamos para conseguir un sueño y estamos en el camino. El arbitraje para nosotras es sacrificio, fuerza, ilusión y valentía e iremos a por todas", finaliza Esther Martín, árbitra vallisoletana.

 

Estas pruebas son una convocatoria histórica para el arbitraje femenino nacional y autonómico.

Imagen Principal: 
Categorías: 
Nota de prensa
Noticias